Nuestras piezas dentarias son un órgano mas de nuestra anatomía, no son algo inerte que se encuentra alojado en nuestra boca, sino que tienen vitalidad. Esta vitalidad está conservada por la pulpa. La pulpa dental o paquete vasculonervioso son un conjunto de vasos y nervios (aunque de forma habitual se denomina solo ¨el nervio de los dientes) que se encargan de nutrir y de recoger la sensibilidad.

Este tejido pulpar se encuentra altamente protegido por las distintas capas de esmalte, dentina, cemento radicular, estando situado en la parte mas interna de nuestros dientes, y comunicándose con el exterior por microtúbulos dentinarios.

Cuando por una agresión ocasionada por caries, fracturas, desgastes, cambios extremos de temperatura……el tejido pulpar se ve afectado y no es posible revertirlo con medios mas conservadores es necesario realizar un tratamiento pulpar, llamado endodoncia o pulpectomía.

En el capítulo de caries, traumatismos, y desgastes hay mas información sobre el proceso de afectación pulpar.

¿Qué es una endodoncia?

Normalmente a la endodoncia la denominan los pacientes ¨quitar el nervio¨ o lo muy mal denominado ¨matar el nervio¨.

Para la eliminación del nervio, lo primero que tenemos que hacer es acceder a él, y normalmente lo hacemos aprovechando, la propia zona cariada o fracturada, ampliándola si es necesario. Cada diente, presenta de forma habitual un número determinado de raíces y conductos por los que circula la pulpa, siendo fundamental conocer la anatomía de cada diente a tratar, para buscar los conductos mas frecuentes. Pero esta anatomía no es fiable al 100%, de ahí que en muchas ocasiones nos encontremos con dientes que tienen más o menos conductos de lo habitual. En ocasiones incluso un conducto se puede luego ramificar en varios, dificultando mucho el tratamiento endodóntico, incluso haciendo imposible su correcta realización.

Para la eliminación del nervio, utilizaremos múltiples sistemas existentes, pero como siempre intentamos utilizar el sistema que mejores resultados de.

En nuestra clínica he apostado por el sistema mecanizado en el que prácticamente con un instrumento rotatorio se puede hacer la limpieza completa. Un sistema con una lima mecanizada que con movimientos lentos y seguros va limpiando todo el canal por donde discurre la pulpa, olvidándonos de los molestos movimientos de las limas manuales. Además, el sistema permite realizar la endodoncia con un localizador que nos dice en cada momento la longitud de la raíz que estamos limpiando, deteniéndose solo si sobrepasamos la longitud ideal (localizador de ápices).

Una vez limpios los conductos, es necesario desinfectarlos, y posteriormente sellarlos con un material denominado Gutapercha.Esto evita la invasión por microorganismos de nuestra raíz.

Una vez terminada la endodoncia, hay que pensar en la rehabilitación posterior de la pieza, que variará desde una obturación, una reconstrucción, un refuerzo con postes de fibra, un refuerzo con un perno, o la colocación de una corona o funda. Hay que apostar por tratamientos en los que la protección de la pieza esté asegurada, ya que generalmente una pieza endodonciada es más frágil de lo habitual.

¿Es doloroso realizar una endoncia?

El tratamiento endodóntico es un tratamiento indoloro, ya que se realiza bajo anestesia local. Es mas cuando el paciente acude a nuestra clínica con un intenso dolor, la mayoría de las ocasiones en cuanto terminamos la endodoncia y pasa la anestesia el paciente refiere que el dolor ha desaparecido o ha bajado muchísimo de intensidad.