La recomendación general es llevarlos tras cumplir su primer año, y posteriormente, revisarlos cada 6 meses.

Cada paciente tiene unas necesidades y problemas, así que tras la primera revisión se indicará la frecuencia de dichas visitas.