La higiene dental es el aspecto más importante en el control de la placa y la prevención de las caries. Establecer el hábito de higiene bucal desde pequeños es el primer paso para tener unos dientes sanos toda la vida.

Tan pronto como salga el primer diente se debe comenzar con la higiene.

En el caso de un bebé se deben limpiar sus dientes con una gasa mojada en agua y frotarlos.

A partir del año y medio use un cepillo infantil de textura suave, con cabezal pequeño, y una vez cumplidos los dos años, una pasta dental con flúor específica para cada etapa de la vida.

¨Las pastas de dientes de adultos no son aptas para uso en niños