Con el chupete ocurre lo mismo que con la costumbre de chuparse el dedo, es difícil establecer una “fecha mágica” a partir de la cual se debería retirar, ya que cada niño tiene sus propio ritmos y marca sus propios tiempos. De todas formas, es más fácil eliminar la costumbre del chupete que la de chuparse el dedo; a fin de cuentas, es un objeto ajeno al niño, del cual se puede separar físicamente. La mayoría de niños a partir del año y medio o dos años utilizarán el chupete sólo para ir a dormir ya que les ayuda a calmarse. Por ello, una recomendación aceptable sería empezar a retirarlo a partir de los dos años (si no lo ha dejado antes), y que el niño deje de utilizarlo antes de los tres, que es cuando comienzan la escuela o Educación Infantil.

Mantener el chupete durante más tiempo del recomendado puede dar lugar a deformidades no solo en los dientes, sino influir en el desarrollo de los maxilares pudiendo provocar incluso asimetrías faciales.

La Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) nos dice que siempre y cuando se retire antes de los 24 meses, el chupete no provocará malformaciones bucodentales.

  • Emplear el chupete como método para evitar la,succión del dedo que tiene unas secuelas más graves en la salud bucodental del niño.
  • Ajustar el tamaño del chupete en relación a la boca del bebé, porque si no es adecuado potenciará que se puedan generar deformaciones.
  • No mojar el chupete en azúcar, zumo, miel, ya que este hábito puede provocar la n los dientes del bebé.
  • Retirar el chupete antes de los 24 meses de edad 

Si el chupete ya ha provocado deformaciones, en muchas ocasiones si lo retiramos a tiempo, las propias fuerzas de lengua, mejilla… son capaces de reposicionarlos. En otros casos tendremos que tratarlos en la clínica dental. Lo mejor es que ante cualquier duda acudan a la consulta y le resolveremos las dudas, ya que lo que a simple vista es una pequeña deformación puede ocasionarle grandes problemas a hij@.

Mordida abierta causada por chupete
Caries infantil provocada por mojar el chupe o biberón en alimentos azucarados